La monitorización en embarazos múltiples

La monitorización en embarazos de gemelos, mellizos o trillizos tiene sus particularidades. Te explicamos cómo se aplica esta técnica para controlar las contracciones del útero y el estado del feto en los partos de embarazos múltiples.
Al final del embarazo y durante el parto, en España se realiza una monitorización a todas las futuras mamás para evitar dificultades.
Monitorización en embarazos múltiplesLa monitorización registra el ritmo cardiaco de los bebés y las contracciones del útero materno, para detectar cualquier anomalía. La máquina que se utiliza se llama monitor fetal o cardiotocógrafo (CTG).
Existen dos formas de monitorización: externa e interna
Monitorización externa. Se realiza colocando en el abdomen materno dos sensores sujetos con una faja; uno de ellos recoge el latido fetal y el otro las contracciones del útero.
Monitorización interna. Consiste en aplicar un electrodo en la cabeza del feto que recoge su frecuencia cardiaca y un catéter dentro del útero que registra las contracciones. Solo se puede realizar durante el parto porque es necesario que se haya roto la bolsa de aguas.

Monitorización en los partos de trillizos. En los embarazos triples solo se utiliza la monitorización externa, porque el parto siempre es mediante una cesárea programada. Se localiza el latido de cada feto con una ecografía y se coloca en el abdomen de la madre el detector fetal sucesivamente.
Monitorización en los partos de gemelos. En el parto gemelar se puede monitorizar a los dos fetos de forma externa (primero uno y luego el otro sucesivamente) o a uno de forma interna (el que está más abajo, cerca del cérvix) y al otro de forma externa (el que está más arriba), para tener supervisados a los dos fetos simultáneamente durante todo el trabajo de parto.
Fuente: SerPadres.es
Esta entrada fue publicada en Embarazo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *